Close

octubre 30, 2016

Sobre Carlos Rebolledo

“Una verdadera comprobación de búsqueda, de compromiso real con el cine y con el público, sin ataduras ni concesiones ideológicas ni comerciales”

                                                                          Alfonso Molina sobre “Alias el Rey del joropo” 1978

 

 

Carlos Rebolledo es un cineasta de pocas obras pero un hombre de larga trayectoria. Fue quien fundó el Departamento de Cine de La Universidad de los Andes y, junto a Jesús Enrique Guédez, el iniciador del documental de protesta en Venezuela. Cuando el país parecía ser un oasis latinoamericano de paz, prosperidad y confort, Rebolledo, acompañado de personajes como Ugo Ulive, Guédez y Edmundo Aray, destaparon una hoya de inconformidad, alarma y urgencia hacia realidades de la nación como eran la pobreza, en plenos años de riqueza petrolera y la necesidad de conformar una verdadera cultura cinematográfica en nuestro país.

 

Rebolledo nació en Chuao en 1933 y en 1962 se graduó en el Instituto de Altos Estudios Cinematográficos de París. A mediados de los sesenta volvió a Venezuela como un militante activo donde hablaba de un compromiso y una nueva conciencia para el cine nacional. Bajo la premisa de “UN CINE URGENTE”, cuestionó la apatía que reinaba en Venezuela. En 1967, después del espectáculo multimedia “Imagen de Caracas”, organizado por Posani, Jacobo Borges e Inocente Palacio, que consistía en la integración de todas las artes, incluyendo la arquitectura pero usando como eje central el cine, Rebolledo organizó el primer Festival de Cine Documental Latinoamericano en Venezuela. Para la sede de este evento se escogió a la ciudad de Mérida, y allí quedó la primera semilla que hizo de Mérida el estado cinematográfico por excelencia del país.

 

Sin perder impulso, en el mismo año del 68, le propuso al rector de la ULA Pedro Rincón Gutiérrez y para el ese entonces director de cultura Oswaldo Vigas, abrir un centro especial para el cine documental. La iniciativa fue aceptada y Carlos Rebolledo buscó el apoyo de personajes como Jorge Solé, Ugo Ulive, Donald Myerston, Manuel Marquina, Fernando Toro y los hermanos Siso, luego se incorporarían Michael New, Tarik Souki, Armando Arce, Fernando Gavidia y otros. Y con Carlos Rebolledo como primer director del Centro de Cine Documental comenzó la aventura de esta fértil casa productora que hoy conocemos como El Departamento de Cine de la Universidad de los Andes.

 

En esos años emergía de la tierra misma, con gran originalidad “El Nuevo Cine Latinoamericano”, con cineastas sumamente enérgicos y contestatarios como Glaubert Rocha, Nelson Pereira Dos Santos y Santiago Álvarez.  El Departamento fue parte de este movimiento reivindicatorio y en los años siguientes recibió del exilio argentino a Fernando Birri y realizó con él “Rafael Alberti”, con Patricio Guzmán exiliado de Chile “La Rosa de los Vientos” y con el grupo Ukamau de Bolivia, coprodujo con el legendario Jorge Sanjinés “Fuera de Aquí”, película que fue editada en el Departamento de Cine de la ULA. Esto es poco decir, cuando al cabo de algunos años el Departamento había producido más de 200 documentales y películas.

 

Lo dicho antes es para recordar las semillas que dejaron las iniciativas de Rebolledo, pero en cuanto nos asomamos a su trabajo personal, vemos una lista, no muy larga de 5 a 6 realizaciones. No obstante, esta demostrado que un cineasta no necesita una extensa lista de películas para poseer una obra trascendente, eso lo demuestran el cine de Tarkoski o de Tati. Estos fueron artistas, teóricos y sobre todo como Rebolledo, grandes impulsores del fenómeno cinematográfico. La obra de Rebolledo, aunque muy corta, tiene algo de particular y es que es uno de los cines mas contundentes y realistas que se han realizado en nuestro país. Su principal propósito fue desmontar la hipócrita careta de la Venezuela petrolera. Su cine fue la denuncia mas enérgica y valiente realizada sobre la 4ª república en plena 4ª república. Sin embargo, su trabajo hoy está bastante olvidado, y los intentos por prohibirlo y enterrarlo dieron sus frutos, como toda la censura y violencia ejecutada a la verdad, en la era Pérez-Caldera.

esta-gran-hacienda

 

El cine de Guedez y Rebolledo es el cine mas subversivo realizado en Venezuela. Es un cine de alarma. Sus películas son las obras mas sinceras realizadas en los años 60 y 70. Por esos días decía Rebolledo: “requerimos de un cine que revierta y desmonte los mecanismos de la cultura de la dependencia”. La lucidez política se combinó con la habilidad para utilizar símbolos y jugar con el lenguaje cinematográfico, creando como resultado un poderoso discurso y logrando nuevos significados. Este resultado se ve manejado con maestría en películas como “Venezuela tres tiempos”. Una película con la dimensión de “La hora de los hornos” de Getino y Solanas. La película denuncia con fuerza las desigualdades de Venezuela. Comienza en un tono sarcástico nombrando a Caracas como la “más moderna ciudad de América Latina, dinámica y equilibrada…”, luego yuxtapone los distintos hechos documentados a través de un excelente montaje, logrando por contrastes un documental dramático, muy serio y por su narración, de fondo, con un humor muy negro.

 

“Venezuela tres tiempos” parece el compendio de toda la energía con la que denunciaba Guédez y el mismo Rebolledo pero en un formato de largometraje. Una película digna del cine y de la cartelera, que debería haber sido un excito de taquilla, pero en esa época fue prohibida en todos los circuitos. La película refleja una Venezuela tan banal que es una pistola que se dispara a sí misma, una pobreza contada por la misma gente,  y alguna caricatura pintoresca de los presidentes que han pasado por esta pobre hacienda. Pero para ese entonces un documental no era considerado una película y el país se hallaba tan embobado con la ficción norteamericana, que estaba muy bien programado para no ver lo que tenía en frente; ni siquiera un tema como los que toca esta película que debería haber sido del pleno interés de las personas y además nacional.

 

 

Cinco años antes realizó con Edmundo Aray un dramático cortometraje llamado “Pozo muerto”. Es presentado por el Techo de la Ballena, como consejero de la dirección se presenta al hombre de temas y contratemas, Adriano Gonzáles León, y en la producción a Carlos Contramaestre. El documental narrado por los mismos fantasmas que quedaban en el pueblo, muestra el impacto destructor de las compañías petroleras en las zonas donde se establecieron, en este caso Cabimas y Lagunillas. Pozo muerto es una denuncia feroz, un grito que se lo llevo el viento como si nada. Un completo drama de la vida real. Un tema que se mantuvo siempre en silencio en Venezuela y un tema tan delicado que fue capaz de tumbar a Rómulo Gallegos de la presidencia, lo que fue la última esperanza para regular a las petroleras en nuestro suelo.

venezuela-tres-tiempo-1

 

Pozo Muerto es otro ejemplo donde la maestría para manejar el documental se muestra. La realidad que parece quieta y un resultado inevitable, detona cuando Rebolledo la ensambla en una película de 35 minutos. Y todo lo que sucede en Cabimas nos espanta y entendemos la forma en que la injusticia actúa frente a nuestras narices apáticas. El cine de Rebolledo fue ante todo un cine comprometido con el país. No se le puede llamar un cine político, yo simplemente diría, un cine lúcido. Pozo muerto es una película, una experiencia, un discurso, un sacudón urgente. Un cine que se le hizo callar.

 

Por último, Rebolledo abordó la ficción e hizo dos películas: “(Alias), el rey del Joropo” que es una parodia de la televisión y del mundo mediático a través de una historia real: parte de la vida de Alfredo Alvarado, el enemigo público Nº 1 de la ley venezolana en los años 60. Y dejó casi por terminar una película llamada “Profesión vivir”, después parece que cerró los ojos y sin darnos explicación nos dejó.

 

Pero antes de marchar, Rebolledo nos dejó el cine con mas coraje realizado en Venezuela, un cine hecho con instinto mas que con técnica, un cine con regazos de Fellini. Nos dejó una generación de alumnos de la Casa Rómulo Gallegos y de la Universidad Central de Venezuela. Nos dejó una Productora de cine patrocinada por la Universidad de los Andes y una luz cinematográfica en el estado Mérida que no se apagará jamás. Hasta luego maestro, tus películas aún tienen mucho que decir.

Filmografía:

La casa natal del Libertador  1964

Urbanismo y arquitectura en Caracas

Pozo muerto   1967

Los Andes y su Universidad    1969 codirigido con Jorge Solaz

Venezuela en tres tiempos   1972  codirigido con Edmundo Aray

(Alias), El Rey del Joropo   1977 codirigido con   Thaelman Urgelles

Profesión vivir  1985

 

Fuentes

Vereda.com  “Un lugar en la memoria”    Edmundo Aray   1994

Vereda.com  “Breve historia del Centro de Cinematografía ULA”   Fredy Siso  1994

Conversaciones con: Michael New, Tarik Souki, Edmundo Aray

Blogacine.com   Blog de discución sobre el cine latinoamericano y Caribeño

Pag. del Ministerio del Poder Popular (Historia del cine en Venezuela)

Publicado en:

cdcine-n7                      i-encuentro-nacional-de-documentalistas-copy

C De Cine2007                                                       Libro.1 encuentro documentalista 2015

Biblioteca Digital CNAC

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *